Cicloturismo: Ruta del Califato Córdoba-Granada y Sierra Nevada

Me encanta el cicloturismo y me da la impresión que cada año me gusta más. Este año nos decidimos por hacer la Ruta del Califato. Una ruta que discurre entre las ciudades andaluzas de Córdoba y Granada y que debe su nombre a la cultura árabe, a la presencia musulmana en la península ibérica y a su fantástico legado. Como Sierra Nevada también estaba cerca y somos unos aventureros 😉 planificamos intentar subir al Veleta, el segundo pico más alto de esta sierra de casi 3.400 metros de altitud y el cuarto de España sólo detrás de Teide en Tenerife, Mulhacén en la misma Sierra Nevada y el Aneto en los Pirineos.

Veleta tiene la peculiaridad de que una carretera asfaltada sube hasta su cumbre. Ningún otro pico europeo de similar altitud tiene esta posibilidad por lo que el asalto con nuestras bicis de montaña parecía posible.

Este era pues el plan y así cargamos nuestra mochilas con comida, ropa, la tienda de campaña, hornillos y bombonas, herramientas de reparación (tuvimos 2 pinchazos), luces, mapas, etc para pasar 5 días fantásticos. El cicloturismo te permite recorrer una extensión importante sin perder el contacto con el entorno. Recorres paisajes y lugares fantásticos, conoces a la gente que habita estos lugares, pruebas su gastronomía después de estar varías horas rodando. Os garantizo que la comida después de una jornada de marcha sabe mucho mejor ;). Acampas en la montaña bajo un cielo estrellado o al lado de un rio en un profundo valle.

Así el primer día nos dedicamos a recorrer Córdoba: su Mezquita, el Patio de los Naranjos, el rio Guadalquivir y sus puentes, sus típicos patios y terrazas, la zona antigua, el Cristo de los faroles, etc. No nos dio tiempo para más. Al mediodía partíamos hacía Granada a través de la nacional N-432 para más adelante internarnos en la Ruta del Califato a la altura del pueblo de Espejo.

Esos primeros 3 días atravesábamos la Ruta del Califato recorriendo una llanura de suaves lomas cubiertas de campos de trigo, inmensos olivares y campos de amapolas. Una estampa impresionante que seguro perdurará en nuestros recuerdos. También atravesamos rutas verdes, varios ríos (sobre puentes o vadeándolos con nuestras bicis), lagunas con grupos de flamencos (Laguna del Conde o Salobral) o estrechos pasos entre montañas en rutas que a pesar de no ser ciclables (donde debíamos bajar de nuestras bicis y llevarlas a mano) si nos dejaron boquiabiertos.

Paramos en diversos pueblos de esta región como: Espejo, Castro del Rio, Baena, Alcaudete, Alcalá la Real, Pinos Puente antes de alcanzar finalmente Granada al finalizar el tercer día.

Los 2 días que nos quedaban los dedicaríamos a ver, fugazmente, Granada y a Sierra Nevada. En Granada recorrimos el Albahicin y Sacromonte además de admirar su inmensa catedral y recorrer las calles de su casco antiguo. No pudimos visitar la Alhambra además de otros muchos lugares pero bueno, otra vez será.

De Granada partimos hacía Guajar-Sierra. Un pequeño pueblo que empleamos de base para nuestro asalto final a la Veleta en nuestro último día de viaje. El paisaje en estos momentos ya había cambiado drásticamente de las llanuras pasamos a zonas montañosas y carreteras de montaña que probaban nuestras piernas y resistencia.

Para subir la Veleta dejamos nuestros fardos en Guajar-Sierra y comenzamos un día entero de dura ascensión atravesando el rio Genil hacía el Dormajo nuestro primer checkpoint durante el ascenso. Las primeras rampas fueron duras pero poco a poco se fueron suavizando. A medida que ascendíamos el paisaje iba modificándose poco a poco y sobre los 2.000 metros el bosque, que ya era conífero, desaparecía casi por completo. Un poco más arriba, sobre el pueblo de Sierra Nevada, descansábamos y comíamos. El tiempo había cambiado debido en gran parte a la altitud y el clima caluroso andaluz se vio sustituido por otro bastante frío favorecido por el día bastante nublado que nos había tocado.

Por la tarde la última parte de la ascensión fue agotadora, la carretera asfaltada de la que habíamos oído hablar estaba en bastante mal estado y a mediados de mayo aún quedaba algo de nieve que fue apareciendo poco a poco en la ladera y los costados de la carretera. Si levantábamos nuestras cabezas podíamos ver la inmensa mole de la cumbre. Esa si, completamente cubierta de nieve.

Al superar los 3.000 metros el frío era bastante mayor y finalmente, y para nuestra desgracia, la carretera apareció tras uno de los muchos recodos de la ascensión completamente cubierta de nieve y ya no pudimos continuar. Estábamos a más de 3.000 metros de altura y a menos de 400 en altura de la cumbre. Aún así bastante contentos por haber llegado hasta donde nos permitían los elementos. Subir en bici ya era imposible a partir de ese punto. Eran ya las 19:00 y debíamos iniciar el descenso antes de que se fuera la luz y el frío aumentara. Un descenso fue continuo, muy divertido y, ¡Nos llevo una hora a gran velocidad!.

3066 metros. La nieve nos bloquea el paso.

3066 metros. La nieve nos bloquea el paso.

Finalmente por la noche alcanzábamos Guajar-Sierra y al siguiente día muy temprano Granada donde dimos por terminado el recorrido cicloturista.

En cuanto al tema gastronómico me gustaría destacar 3 cosas: El espectacular Salmorejo que comimos en Cordoba, el jamón serrano/ibérico que fuimos probando en varios lugares de la ruta y las riquísimas aceitunas enteras, cortadas o machacadas muy propias de la región.

Tampoco me gustaría terminar este post sin mencionar la hospitalidad y simpatía con la que nos trataron durante toda la ruta.

Espero que os haya gustado el post y que os animéis algún día a practicar cicloturismo.

En la feria en Córdoba el último día de regreso

En la feria en Córdoba el último día de regreso

Abraham

Abraham Covelo es un especialista en SEO y tecnologías/desarrollo web. Licenciado en Físicas y especializado en tecnología computacional ha dirigido el desarrollo de diferentes proyectos en diversas compañías y actuado también de consultor externo para otros. Ocasionalmente ejerce de docente en masters universitarios y postgrados. Es un apasionado de los deportes al aire libre y la música.

Leave A Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *